Lecturas y Oraciones de la misa

Domingo 14 de Febrero

CANTO DE ENTRADA 

Aquí estamos Señor, en tu casa otra vez,
qué alegría volverte a encontrar.
Vamos a compartir y expresar nuestra fe
como hermanos en torno al altar.

EN EL NOMBRE DE DIOS VAMOS A CELEBRAR
EL MISTERIO DE LA SALVACIàN
EL SEÑOR NOS DARÁ SU PALABRA Y SU PAN
ES LA FIESTA DEL PUEBLO DE DIOS

Partiremos tu pan, signo de comunión,
beberemos tu vino de amor;
y a la vez sellarás con nosotros Señor
una alianza que viene de Dios.

 

Acto Penitencial 

Yo confieso ante Dios Todopoderoso,
y ante vosotros hermanos
que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos
y a vosotros hermanos,
que intercedáis por mí
ante Dios, Nuestro Señor.
Amén.

Gloria

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos, te damos gracias,
Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso Señor,
Hijo único, Jesucristo.Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;
tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.Amén.

Gloria, gloria a Dios (2)
gloria, gloria a Dios (2)

1. Por tu inmensa gloria, te alabamos,
bendecimos tu amor, te adoramos.
Damos gracias al Rey celestial,
a Dios bueno, a Dios Padre: ¡gloria a Dios!

2. Tú que borras las sombras del mundo,
el Cordero de Dios que nos salva,
nuestros ruegos escuchas, Señor.
Jesús, Santo, Rey del Cielo: ¡gloria a Dios!

Gloria, gloria a Dios (4) (BIS)
Gloria, gloria a Dios.

Primera Lectura

Lectura del libro del Levítico (13,1-2.44-46)

El Señor dijo a Moisés y a Aarón: «Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel, y se le produzca la lepra, será llevado ante Aarón, el sacerdote, o cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un hombre con lepra: es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de lepra en la cabeza. El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: “¡Impuro, impuro!” Mientras le dure la afección, seguirá impuro; vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.»

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Salmo – 31,1-2.5.11

Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación

Dichoso el que está absuelto de su culpa,
a quien le han sepultado su pecado;
dichoso el hombre a quien el Señor
no le apunta el delito. R/.

Había pecado, lo reconocí,
no te encubrí mi delito;
propuse: «Confesaré al Señor mi culpa»
y tú perdonaste mi culpa y mi pecado. R/.

Alegraos, justos, y gozad con el Señor;
aclamadlo, los de corazón sincero. R/.

 

Segunda Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (10,31–11,1)

Cuando comáis o bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios. No deis motivo de escándalo a los judíos, ni a los griegos, ni a la Iglesia de Dios, como yo, por mi parte, procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de la mayoría, para que se salven. Seguid mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

 

CANTO ALELUYA 


Alelu, alelu, alelu, aleluya,
gloria al Señor. (BIS)
Gloria al Señor-aleluya.
Gloria al Señor-aleluya.
Gloria al Señor-aleluya.
Gloria al Señor

Evangelio

El Señor esté con vosotros
Y con tu Espíritu

Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,40-45)

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.»
La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

Palabra del Señor
Gloria a Ti, Señor Jesús.

CANTO DE OFERTORIO

Hoy Señor te ofreceré, ah, ah, ah;
el trabajo de mis manos,
y las ganas de crecer, ah, ah;
en un mundo sin engaños.
Y las veces que fallé, ah, ah, ah;
que me alejé de tu lado,
y mis risas, mis dolores, ah, ah;
mis victorias, mis fracasos.

Hoy todo daré por Ti (2);
viviré por dar tu amor (2);
Lucharé por ser feliz.
Construiré un mundo mejor.

SANTO

SANTO, SANTO, SANTO, SANTO,
SANTO ES EL SEÑOR.
LLENOS ESTÁN CIELOS Y TIERRA
DE TU GLORIA
Hosanna en el cielo, bendito el que viene
en nombre del Señor, Hosanna en el cielo

 

Padrenuestro

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

CANTO DE COMUNIÓN

Aunque quiera a veces comprender al mundo
me es imposible, me siento incapaz.
Dicen que es locura tener ideales,
que es mejor vivir, cantando y sin pensar.

SEÑOR, YO QUIERO SER UN LOCO,
PERO MI LOCURA SERAS TU.
YO QUIERO SER LA HOZ QUE CORTE ESTE TRIGO
PARA CONVERTIRLO EN ALIMENTO DE AMOR.

Muchas son las bocas, pocas las semillas,
para alimentar con el trigo del amor.
Yo quisiera, Cristo, seguirte y amarte,
que es mejor vivir contigo hasta el final.

 

CANTO DE SALIDA

Tú, precisas de mi
mucho más de lo que puedas imaginar.(BIS)
Precisas de mi mucho más que la Tierra
precisas de mi mucho más que el mar,
precisas de mi mucho más que los astros,
precisas de mí.(BIS)
Yo preciso de tí…
Él precisa de mí…
Todos precisamos de todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *