Lecturas y Cantos – Misa de 13,00

Misa de 11            Misa de 13

Domingo 9 de mayo

CANTO DE ENTRADA 

Hacia ti morada santa
Hacia ti tierra de salvación
Peregrinos, caminantes
Vamos hacia ti
Venimos a tu mesa
Sellaremos tu pacto
Comeremos tu carne
Tu sangre nos limpiará
Reinaremos contigo
En tu morada santa
Beberemos tu sangre
Tú fe nos salvará
Hacia ti morada santa
Hacia ti tierra del salvación
Peregrinos, caminantes
Vamos hacia ti
Hacia ti morada santa
Hacia ti tierra de salvación
Peregrinos, caminantes
Vamos hacia ti
Somos tu pueblo santo, que hoy camina unido
Tú vas entre nosotros, tú amor nos guiará
Tú eres el camino, tú eres la esperanza
Hermano de los pobres, amén, aleluya
Hacia ti morada santa
Hacia ti tierra de salvación
Peregrinos, caminantes
Vamos hacia ti

Acto Penitencial 

Yo confieso ante Dios Todopoderoso,
y ante vosotros hermanos
que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos
y a vosotros hermanos,
que intercedáis por mí
ante Dios, Nuestro Señor.
Amén.

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (10,25-26.34-35.44-48)

Cuando iba a entrar Pedro, salió Cornelio a su encuentro y se echó a sus pies a modo de homenaje, pero Pedro lo alzó, diciendo: «Levántate, que soy un hombre como tú.»
Pedro tomó la palabra y dijo: «Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea.»
Todavía estaba hablando Pedro, cuando cayó el Espíritu Santo sobre todos los que escuchaban sus palabras. Al oírlos hablar en lenguas extrañas y proclamar la grandeza de Dios, los creyentes circuncisos, que habían venido con Pedro, se sorprendieron de que el don del Espíritu Santo se derramara también sobre los gentiles.
Pedro añadió: «¿Se puede negar el agua del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros?»
Y mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo. Le rogaron que se quedara unos días con ellos.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Salmo 21

R/. El Señor revela a las naciones su salvación

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas;
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera,
gritad, vitoread, tocad. R/.

Segunda Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (34,7-10):

Amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación por nuestros pecados.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

 

Evangelio

El Señor esté con vosotros
Y con tu Espíritu

Lectura del santo evangelio según san Juan (15,9-17):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»

Palabra del Señor
Gloria a Ti, Señor Jesús.

CANTO DE OFERTORIO

Con amor te presento, Señor,
lo mejor de mi vida,
te presento, Señor, mi amistad.

Con amor te presento, Señor,
para ser mi manjar.
La viña, el racimo, el trigal,
el pan de mi hogar
te presento con amor.

Con mis manos abiertas a Ti,
contemplando tu lámpara,
te presento, Señor, mi esperanza.

Hacia Ti se dirige mi barca,
hacia el cielo se va.
Es largo el camino, el remar,
ruta pascual,
Dios me guía al caminar.

Con mi ofrenda también yo te doy
lo mejor de mis lágrimas.
Te presento, Señor, mi dolor.

Te presento, Señor, mi oración,
ofertorio de amor.
El grano enterrado ya es flor,
la espiga oblación,
la semilla redención.

Padrenuestro

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

CANTO DE COMUNIÓN

¡Tarde te amé, belleza infinita,
tarde te amé, tarde te amé
belleza siempre antigua
y siempre nueva!

Y supe, Señor
que estabas en mi alma
y yo estaba fuera.
Así te buscaba
mirando la belleza
de lo creado.

Señor, tú me llamaste,
tu voz a mi llegó,
curando mi sordera.
Con tu luz brillaste
cambiando mi ceguera
en un resplandor,

Tú estabas conmigo,
mas yo buscaba fuera
y no te encontraba.
Era un prisionero
de tus criaturas,
lejos de Ti.

Hasta mí ha llegado
el aroma de tu gracia,
por fin respiré.
Señor yo te he buscado,
siento hambre y sed,
ansío tu paz.

CANTO DE SALIDA

Hoy te quiero cantar,
hoy te quiero rezar,
Madre mía del cielo;
si en mi alma hay dolor,
busco apoyo en tu amor
y hallo en ti mi consuelo.

HOY TE QUIERO CANTAR,
HOY TE QUIERO REZAR
MI PLEGARIA ES CANCIÓN.
YO TE QUIERO OFRECER
LO MÁS BELLO Y MEJOR
QUE HAY EN MI CORAZÓN    (BIS)

Porque tienes a Dios  (bis)
Madre todo lo puedes,
soy tu hijo también  (bis)
y por eso me quieres.

HOY TE QUIERO CANTAR …

Dios te quiso elegir  (bis)
como puente y camino,
que une al hombre con Dios  (bis)
en abrazo divino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *